Un nuevo hombre, un nuevo mundo

No es un misterio que nuestro panorama político va cambiando progresivamente con los sucesos que retumban nuestro mundo y dejan una marca profunda en la piel de la humanidad. Pues es la política una causa y un producto de nuestra historia, esta genera nuestro presente y viene de nuestras acciones en el pasado. Es la forjadora del hombre del mañana y de ocultar a quienes una vez se opusieron a ella.

EL ECO DE LA HISTORIA:

La monarquía constitucional que podemos ver desde Carlos II, donde la voluntad de los representantes de la gente (Parlamento) generan las políticas de Estado junto a la figura de un monarca,  dieron a luz a la nación mas estable de toda la humanidad, me atrevo a decir. La llamada Revolución Gloriosa (origen de la monarquía parlamentaria) tuvo su eco en el futuro de la humanidad, ya que esta proponía el pensamiento del derecho natural  (El monarca está en su puesto por la aceptación de sus súbditos y no por ser un enviado de Dios, como propone el derecho divino)

Esta revolución generó de los mayores ecos en la humanidad. Dando como lugar la caída de uno de los monarcas mas importantes de Europa de la Edad Moderna, Luis XVI y podríamos decir también, que la Revolución Americana fue influenciada por este pensamiento escolástico.

EN FRANCIA:

El pensamiento escolástico español, los sucesos en Inglaterra y la escuela fisiócrata dieron lugar al cuestionamiento del derecho que tenían los monarcas en sus reino. Todo empezó con la iniciativa burguesa del Juramento del Juego de la Pelota , pasó por el Reinado Del Terror de Robespierre y concluyó en una República que fue cinco (5) veces restituida, entre piedras en el camino como lo fueron El Imperio Francés, la restitución de la monarquía y finalmente la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial.

ESTADOS UNIDOS:

Es importante resaltar la independencia de este país porque encontramos similitudes en su proceso enmancipador.

El cuestionamiento al Monarca Inglés (Jacobo I) fue generado por sus impuestos altos producto de la Guerra de Siete Años y políticas como el Acta de Navegación junto al Acta del Té. Estas políticas desencadenaron en la constitución del Primer Congreso Continental (Ente hecho por colonos que colocaría el impuesto que antes colocaba El Rey) después en el Motín del Té de Boston, pasando por batallas como la de Yorktown y finalmente en tratado de Versalles.

NUESTRA HISTORIA NOS DICE ALGO:

¿No es la solución a cualquier crisis política movimientos como estos? No necesariamente violentos como lo fue siempre la Revolución Francesa, pero si trascendentales como la Revolución Americana. Es necesario reformular nuestras bases políticas, aunque los pilares que sostienen nuestro Estado son de duro mármol, es necesario hacerles mantenimiento. Reformular leyes y generar beneficios sociales es de las mayores prioridades para un escolástico como mi persona.

El hecho de que el progresivismo y el conservadurismo sean las dos corrientes políticas con las que se identifican las personas hoy en día da mucho que pensar sobre como nos catalogábamos al final del último gran cambio político (que lo dió la Segunda Guerra Mundial) donde se borró el fascismo del mapa y solo prevalecieron dos corrientes políticas que fueron el capitalismo y el comunismo.

Entonces, es necesario interpretar nuestros hechos. ¿Que pasará si el progresivismo hubiese ganado en Estados Unidos? Seguramente hubiese tenido el mismo destino que tiene Europa en este momento, una crisis de refugiados, criminalidad y pérdida de cultura galopante . Pero es precisamente este progresivismo el que generó el auge del conservadurismo (y junto a el, el nacionalismo) que el mundo tanto quiso evitar (por miedo a un nuevo Hitler).

Pues todo se resume a como la filosofía nos forje a nosotros y nosotros forjemos las políticas, pues únicamente en la mano del hombre está el deber de mover los engranajes de la civilización del mañana.

Si tomamos como punto de referencia a la República Romana, el mundo siempre se dividió en dos corrientes políticas:

Bárbaros – Romanos (Época clásica)

Nobles (incluyendo monarcas) – Vasallos (Época medieval)

Progresista – Conservaduristas (Edad moderna)

Capitalistas (liberalismo) – Comunistas (o autoritarismo) (Edad contemporánea)

VIVIMOS EN UNA ÉPOCA MUY INTERESANTE.

Detalle de la imagen:

Mi autoría

Untitled-2.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s